abril 17, 2021

El Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

15 años de Ley Antitabaco sin reducción de fumadores.

Sanidad trabaja en modificaciones para reducir la tasa de fumadores con renovadas medidas

Ante el fracaso de la Ley Antitabaco, que llega a su quince cumpleaños sin reducir la tasa de fumadores, Sanidad trabaja en una nueva modificación de la norma con la ampliación de los espacios sin humo o la subida de precios, mientras sanitarios, científicos y plataformas ciudadanas reclaman una hoja de ruta para alcanzar una España sin humo en 2030.

Según la última Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España (EDADES) del Ministerio de Sanidad, la cifra de fumadores se sitúa en el 32,3 % de la población de entre 15 y 64 años, lo que supone que hay 10,5 millones de personas con una adicción que provoca anualmente 60.000 muertes. Una cifra muy similar a la 2005, cuando un 32,8 % de los ciudadanos se declaraban fumadores, informa Efe.

En su primera comparecencia ante la Comisión de Sanidad del Congreso para exponer las líneas generales de su departamento, el pasado 27 de febrero, el ministro Salvador Illa anunció que modificaría la ley del tabaco para ampliar los espacios libres de humo.

“Dar un paso más” para prevenir el tabaquismo es la intención de Sanidad a través del incremento del precio del tabaco, de imponer un empaquetado neutro y de incrementar la protección de la salud en los recintos deportivos al aire libre y dentro de los vehículos.

Medidas en las que el ministerio de Illa lleva todo este año trabajando y que no solo afectarían al tabaco sino también a las nuevas formas de fumar, como los cigarrillos electrónicos.

Tan solo hace unos días Illa reveló que se reunió recientemente con la Mesa del Tabaco, máximo representante del sector, al que recordó su obligación de velar por la salud de los españoles y les anunció que “lo antes posible” potenciaría las restricciones.

Además, el ministro reiteró su preocupación por el “aumento de la prevalencia del tabaquismo en segmentos de población joven”.

La Ley Antitabaco entró en vigor el 1 de enero de 2006 y fue modificada cinco años después para prohibir fumar en todos los espacios públicos cerrados, aunque permitía hacerlo en lugares al aire libre, como terrazas de hostelería, siempre que estuvieran totalmente abiertas.

Pero tanto los sanitarios como la población civil creen que esta regulación no se respeta lo suficiente a pesar de que por la COVID-19 algunas comunidades prohibieron en los últimos meses fumar en las terrazas de los recintos hosteleros si no se pueden mantener las distancias de seguridad.

Ante el “fracaso” de la ley española, la Plataforma por la Reducción del Daño por Tabaquismo -iniciativa de médicos, catedráticos, sanitarios y científicos- urge a que se apliquen herramientas “innovadoras” para conseguir una España sin humo en 2030 como hicieron en Francia o Reino Unido, que logró reducir la prevalencia de fumadores del 33 al 15 % en solo 10 años.

“Estas cifras muestran que las actuales políticas antitabaquismo en España están fracasando y el Ministerio de Sanidad y el ministro, Salvador Illa, deberían tomar cartas en el asunto, ya que las estrategias basadas en la prevención y la cesación se han revelado como obsoletas y urge apostar por herramientas innovadoras como han hecho otros países de nuestro entorno como Reino Unido y Francia”, dijo el portavoz de la Plataforma para la Reducción del Daño por Tabaquismo del Hospital Gómez Ulla, Fernando Fernández Bueno.