Respaldados

LOGO BASE - Nuevo Logo Oil 4 Vap

EDITORIAL OIL4VAP

El pasado 24 de agosto alcanzó notoriedad el hecho de que un ciudadano residente en el estado de Illinois había fallecido como “consecuencia” de una enfermedad que rápidamente se asoció al “uso del cigarrillo electrónico”. Pero es que este 2 de septiembre lo que trascendió es que una joven, también estadounidense, había entrado en coma inducido por estar padeciendo una enfermedad –neumonía eosinofílica aguda– que se le había originado por “haber vapeado día a día durante tres años”. Sin duda, lamentables sucesos que, para mayor desgracia, han llevado aparejados la degradación del vapeo. Y que al ser propagadas ambas noticias tal cual, sin entrar a reparar lo poco restrictiva que es la regulación del sector en el país de ‘las grandes oportunidades’, y ni tan siquiera, qué es lo que habían vapeado las víctimas, lo que se ha venido a castigar es un hábito o actividad que, como poco, se ha convertido en el mayor sustitutivo del tabaco. En el más importante remedio frente a uno de los grandes enemigos de la salubridad y la humanidad.

Ahora bien, lo cierto es que llueve sobre mojado. Que no es la primera vez que la falta de rigor periodístico, y la tentación por obtener el ‘clic’ fácil en internet, desembocan en la desinformación más absoluta y, ‘de paso’, alimentan los intereses de tabaqueleras, farmacéuticas y estados. De aquellos agentes que no parecen estar pensando en los millones de vidas que puede estar alargando el vaporizador, sino en los euros que les está impidiendo ingresar.

Por eso, en este contexto tan crematístico en el que nos encontramos, nos complace anunciar el nacimiento de ‘El Vapeador’. El lanzamiento de una publicación periódica digital en la que nos mueve el afán principal por informar debidamente, de ahí a que ya nos habríamos cuidado de precisar que el ciudadano antes referido falleció por vapear lo que en Europa tampoco se le habría permitido: aceite de marihuana. No obstante, con ‘El Vapeador’ queremos ir más allá de explicar lo que el periodista suele desconocer o quiere omitir. Así que aparte también de dar voz al que generalmente no la tiene queremos ofrecer una oferta más rica de contenidos valiéndonos de todos los géneros periodísticos de los que confiamos sabrán hacer buen uso los componentes de nuestro equipo de comunicación corporativa. Y todo, en un único formato agrupado. En un único medio en el que lógicamente se habla el lenguaje del vapeador.

Llegamos con humildad y el deseo de convivir con todos los altavoces que tiene el vapeo en la actualidad. Pero también para ocupar un espacio que entendemos se encuentra vacío.

Vapeadores, comerciantes, representantes institucionales y amigos en general, sed todos bienvenidos. Y, sobre todo, sentiros acompañados y respaldados, porque no estáis solos. En absoluto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here