Los orígenes del vapeo (I): De los escitas a la cachimba

En el siglo V antes de Cristo ya se calentaba hierba con piedras en diversos pueblos de origen iranio

Texto patrocinado por OIL4VAP: Calidad, fiabilidad

 

¿Te has parado alguna vez a preguntarte, entre calada y calada, cuando fue inventado el vapeo? ¿Quiénes fueron sus precursores y de qué técnicas o herramientas se valieron para poder poner en valor una práctica que se fue consolidando con el paso de los tiempos? Pues bien, si estás ávido de curiosidad nada mejor sigas esta serie en la que te vamos a remontar por entregas a los orígenes de una actividad que ya se encuentra totalmente extendida por todos los confines del mundo.

Para empezar, nada mejor que tengas claro que no hay nada de cierto en aquello de que los orígenes del vapeo se remontan a la década de los sesenta del siglo pasado, que es cuando el movimiento hippie marcaba tendencias adjudicándosele por error la ‘paternidad’ del vaping. De hecho, nada más lejos de la realidad. Y nunca mejor dicho lo de lejos. Fundamentalmente en la variable de tiempo.

Y es que lo cierto es que diversos estudios norteamericanos sitúan el origen del vapeo en el siglo V antes de Cristo. Y todo gracias a los escitas: a los miembros de un grupo de pueblos de origen iranio caracterizados por practicar el pastoreo nómada y la cría de caballos de monta. O por calentar hierbas en piedras calientes para producir un aroma dulce que inhalaban sin que parezca que mediara ninguna herramienta. Es más de todo ello da cuenta el historiador griego Heredoto, quien es conocido como el Padre de la Historia.

El caso es que el hecho de los escitas vivieran en Irán y en algunos otros países de Asia Central explica la proximidad del lugar donde se puede encontrar la siguiente pista en los orígenes del vapeo. Concretamente, en el actual Afganistán, que es donde se produjo el nacimiento del primer vaporizador o tubería de agua conocido. Fue llamado shisha (cachimba). Y la autoría de la invención correspondió al médico persa Irfan Shiekh, quien vivió durante la dinastía Safavid en la corte del emperador mogol Alkbar (1542-1605) con el orgullo de haber pergeñado lo que es ampliamente conocido por ser un dispositivo para fumar.

Tras el alumbramiento, los mogoles llevaron la creación a la India, que era parte del territorio que gobernaban. Sin embargo, se encontraron con que los indios ya tenían su versión de la cachimba, llamada chillum. Una pipa de forma cónica hecha habitualmente de arcilla, cuerno de vaca, cristal, piedra o madera en la que generalmente se consumía cannabis.

 

SÍGUENOS EN:

Facebook:  EL VAPEADOR.ES

Twitter: EL VAPEADOR.ES

Facebook:  OIL4VAP

Instagram: OIL4VAP

Youtube: OIL4VAP-OFICIAL

Vaffle: OIL4VAP (Regístrate y búscanos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here