E- Cigarrete Summit 2019. Los científicos luchan contra la desinformación.

Durante la celebración del E- Cigarrete Summit 2019, los ponentes reclamaron información real y no sesgada

La tecnología ha cambiado de manera inesperada y repentina nuestra vida, en todos los sentidos. Desde el punto de vista informativo, vivimos en una época en la que estamos expuestos a información constante y continua, de la cual, cualquiera puede ser creador. Esto llevó a la aparición del fenómeno conocido como «infoxicación» (Intoxicación de información). Y estos nos afecta a todos, incluidos científicos, que ven como su larga experiencia y sus investigaciones de años, quedan empañadas e incluso son desestimadas por la sociedad por la cantidad de información contraria no fundamentada en cientos de ocasiones. Esto está siendo una de los mayores lastres que está beneficiando las campañas antivapeo en la actualidad.

El pasado 14 de Noviembre se celebró el E- Cigarrete Summit 2019, en su séptima edición donde este, fue uno de los temas más reclamados por los ponentes. Este congreso es organizado por la Royal Society de Londres y es independiente de tabacaleras, farmacéuticas y cualquier poder político.

Y es que, tal y como afirmó la profesora Linda Bauld de la Universidad de Edimburgo durante la cumbre, «comunicar los resultados de las investigaciones para la mejor comprensión de la regulación de las alternativas es la clave del éxito a pesar de que estos estudios sean constantemente ahogados por quienes enfatizan los riesgos e ignoran las oportunidades de la reducción del daño del tabaco».

Otro motivo de desacuerdo entre poderes políticos y científicos es la afirmación de algunos de que vapear podría reavivar el hábito de fumar y desmotivar a los fumadores que quieren dejar de serlo. Sobre ello habló la Dr. Sara Jackson, del University College de Londres: «Los datos demuestran que el cigarrillo electrónico no está normalizando de nuevo el uso del tabaco, como ver ‘‘vapear’’ a otros tampoco mina las intenciones de los fumadores de dejar el tabaco», concluyó rotundamente la investigadora con sus estudios científicos como garantía.

Todos los investigadores-ponentes estuvieron de acuerdo y trataron de desmentir que las estrategias de reducción del daño por tabaquismo son excluyentes de las políticas de prevención y cesación del tabaco, que por otra parte parecen haber dado ya su máximo rendimiento. Y es que los datos apuntan a un nuevo crecimiento en el uso de los vaporizadores, lo que evidencia la falta de eficacia de estas estrategias políticas. «Estamos hablando de dos formas de ver una misma realidad que no solo no son contrarias, sino que deberían complementarse e ir de la mano», aseguró el profesor Jasjit S. Ahluwalia, de la Universidad de Brown.

Síguenos en:

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here