enero 24, 2021

EL Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

Illa intentará dejar al vapeo «maniatado» antes de abandonar el Ministerio.

EL MINISTRO CONTINÚA TRABAJANDO CON AHÍNCO EN LA REFORMA DE LA LEY Y ESTRATEGIAS ANTI-TABACO, EN LA CUALES SITÚAN AL VAPEO COMO PRINCIPAL AMENZA.

La última semana del año, ha sido especialmente movida a nivel político en cuanto al vapeo. Durante este periodo conocimos que el actual Ministro de Sanidad, Salvador Illa, abandonará la cartera que preside para encabezar la campaña electoral del PSC en la autonómicas catalanas. Hoy mismo, ha confirmado el propio Ministro, que dejará la cartera «el mismo día que comience la campaña» y ya se rumorea con mucha fuerza, que su sucesora será Carolina Darias, Ministra de Política Territorial.

Estas noticias parecían apuntar a un breve respiro en la lucha que libramos contra las políticas negacionista sobre la utilidad del vapeo como herramienta contra la epidemia del tabaco. Pero esto, solo fue una ilusión pasajera.
En el último día del pasado año, conocíamos que el Ministro trasladó a la Mesa del Tabaco (máximo representante del sector, en el que, muy a nuestro pesar, se nos enmarca) que ampliará las restricciones para fumar. En palabras del aún titular de la cartera «lo antes posible, voy a potenciar las restricciones con nuevos espacios libres de humo y la regulación del cigarrillo electrónico».

Estas declaraciones, tras la cita reunión, sorprendieron a propios y extraños porque no es muy habitual que el ministro de Sanidad se reúna con la Mesa del Tabaco, donde están representadas grandes multinacionales como Philip Morris, Altadis o BAT, así como agricultores, distribuidores y transformadores.

Illa recuerda que «hay que cumplir la ley» contra el tabaquismo, pero también avanza que su voluntad es «aumentar los espacios libres de humo a zonas ahora no contempladas», así como «regular las nuevas formas de tabaquismo y de fumar (cigarrillos electrónicos) y contemplarlas también en la ley», porque «producen situaciones engañosas», como en el caso de la publicidad o el tema del supuesto «menor riesgo».

Y estas declaraciones muestran que Sanidad sigue en anclada en su posición inmovilista, negando la evidencia científica de que el vapeo es, al menos, un 95% menos perjudicial que el tabaco. Así mismo, parecen desconocer que la publicidad sobre «las nuevas formas de fumar» entre las que han metido al vapeo, ya se encuentra regulada por la TPD y su transposición realizada en el año 2018, amén de otra leyes que regulan de forma indirecta esta. Debemos seguir en alerta, porque se vuelve a acercar otra dura batalla de la que deberemos salir victoriosos luchando con la evidencia científica como bandera.