abril 22, 2021

El Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

COVID-19 y vapeo. ¿Se puede contagiar a través del vapor?

Analizamos en detalle la polémica surgida en las últimas semanas por la alerta creada por la semFYC

Desde el comienzo de la pandemia a finales de 2019 en Wuhan han sido cientos de estudios los realizados sobre la forma de transmisión y contagio del virus SARS-COV2. Todas ellas orientadas a conocer más y mejor las vías de transmisión para poder tomar todas las medidas necesarias para reducir al máximo el riesgo de transmisión y contagio y, por tanto, poder controlar cuanto antes esta situación que está poniendo a prueba a todos los países.

Se ha estudiado la persistencia del virus en superficies tan diversas como el acero, papel, madera, cartón, látex… En monedas, billetes, nuestra propia piel… Tras más de 1 año desde la primera alerta sobre este virus, se han despejado muchas incógnitas y desmontado bulos en cantidad. Actualmente sabemos, y debemos tener presentes estas medidas en nuestro día a día, que las medidas más eficaces para evitar la transmisión son:

  • La distancia social
  • El uso de mascarillas homologadas
  • La continua higiene de manos
  • Evitar compartir objetos susceptibles de producir intercambios de fluidos (cubiertos, vasos, cigarrillos, vaporizadores…)

Llevando a cabo de manera meticulosa estas medidas contribuimos a reducir la posibilidad de transmisión en un altísimo porcentaje.

TRANSMISIÓN AÉREA Y VAPEO.¿Qué hay de verdad?

«La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha manifestado su «preocupación» por el riesgo que supone para la transmisión del virus el permitir fumar y vapear en las terrazas de la hostelería» Este es solo uno de los cientos de titulares que han circulado en las últimas semanas en cuanto a este tema. Sorprende que la preocupación venga por esta práctica en el ambiente de la hostelería y no con llevarla a cabo en, por ejemplo, la céntricas calles de cualquier ciudad en hora punta, repletas de personas.

Al margen de esto debemos plantearnos ¿Cuál es el riesgo real de contagio asociado al acto de fumar o vapear? Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) «Los datos actuales sugieren que el virus se propaga principalmente por medio de gotículas respiratorias entre personas que estén en contacto cercano.» Técnicamente, estas gotas pueden ser gotitas de Pflügge (>5micras) que se depositan rápidamente y no permanecen en suspensión. No se desplazan más allá de 1 metro y pueden contagiar de forma directa (absorción inmediata tras la expulsión). Estas gotas se generan al toser o estornudar. Sin embargo los núcleos goticulares de Wells (<5micras) si pueden generarse al hablar, vapear o fumar y dado su tamaño pueden permanecer un tiempo en suspensión. También por su tamaño, es necesario una acumulación mayor para que puedan ser contagiosas. Estas circunstancias son típicas de lugares con ventilación inadecuada y cúmulo de personas. Esta información procede del Plan Nacional de Transmisión y Respuesta ante un pandemia de gripe.

Sobre esta cuestión la OMS añade:

La transmisión se puede producir más fácilmente en los casos identificados con «las tres C»:

  • Lugares congestionados, con muchas personas en contacto cercano;
  • Situaciones de contacto cercano, en particular cuando las personas conversan muy próximas entre sí
  • Espacios confinados y cerrados con ventilación deficiente. 

El riesgo de propagación de la COVID-19 es mayor en lugares en que las «tres C» se superponen. 

Con esto, queda más que evidenciada que la «preocupación» de la semFYC no tiene un clara base científica. Si a esto sumamos la viralización realizada por los medios de comunicación tradicionales sobre la posible prohibición de fumar y vapear en terrazas, parece evidente que ambas posturas entran en un claro conflicto. ¿Las terrazas no tienen suficiente ventilación? ¿No es suficiente la suma de ventilación + distancia entre mesas?
En esta ocasión, queda en tu mano juzgar y valorar, si es así.