septiembre 27, 2021

El Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

El vapeo en U.K. tras el Brexit. Un mundo de posibilidades.

La reciente salida de Reino Unido de la Unión Europea pone sobre la mesa una nueva hoja de ruta en blanco para el gobierno de Boris Johnson.

La formalización del Brexit a supuesto un nuevo giro en todos los aspectos de la vida de los británicos. Uno de entre los que más cambios se espera son los aspectos reguladores de la políticas antitabaco. Como es sabido, U.K. es un país defensor de la reducción de daños como principal estrategia en la lucha contra la adicción al tabaco y han tenido desde su inicios al vapeo como principal y más eficaz herramienta.

Gerry Stimson, científico de la Public Health England y profesor emértio del Imperial College of London, se ha pronunciado a este respecto. Las oportunidades de reforma de las políticas sobre el tabaco tras el Brexit ha sido el tema de último ensayo publicado en la International Journal of Drug Policy. En este ensayo ha inspirado a New Nicotine Alliance, la asociación de consumidores de nicotina líder en Reino Unido, a la aportación de un plan de acción al gobierno, basado en 10 puntos estratégicos que podrían ser clave para la mejora de las cifras de reducción de fumadores. Estos puntos son:

1º Levantar la prohibición del tabaco oral (snus) y regular adecuadamente el tabaco sin humo. Esta prohibición al igual que la dura regulación de otras formas de tabaco sin combustión está impuesta desde la U.E. en la famosa, TPD (Directiva de los Productos del tabaco) El snus, dentro de estas alternativas, «tiene décadas de evidencia epidemiológica a gran escala con respecto a su seguridad» según afirma Gerry en su informe.


2º Elevar el límite de concentración de nicotina en los líquidos de vapeo para permitir que estos productos compitan de manera más eficaz con los cigarrillos.


3º Reemplazar las prohibiciones de publicidad de productos de vapeo en televisión, radio, Internet y publicaciones con controles sobre temas y ubicación.

4º Reemplazar las prohibiciones generales de la publicidad de productos de tabaco de bajo riesgo con controles sobre temas y ubicación.

5º Reemplazar las advertencias excesivas e inapropiadas en los productos de vapeo con comunicaciones de riesgo que alienten a los fumadores a intentar cambiar. Es decir, cambiar los famosos avisos en, por ejemplo, las cajas de dispositivos con el mensaje «Este producto puede contener nicotina» por otras como «Vapear es un 95% menos perjudicial que fumar».

6º Reemplazar advertencias excesivas e inapropiadas en productos de tabaco no combustibles.

7º Permitir y habilitar la comunicación franca del riesgo relativo a los consumidores.

8º Adoptar un nuevo enfoque en las inserciones de los paquetes de productos para vapear y cigarrillos que fomente el cambio a productos de menor riesgo.

9º Eliminar las restricciones de reducción del tamaño de los depósitos de los productos con tanque. También revisar los botes que pueden contener nicotina.

10º Reconocer y regular los nuevos productos de nicotina oral.

Por último, Stimson habla de cómo el Reino Unido, “ líder mundial en la reducción del daño causado por el tabaco ”, debería utilizar ahora su posición y sus éxitos no solo para ampliar la oferta de reducción de daños en el Reino Unido, sino para hablar en el escenario mundial.

El Reino Unido ha guardado silencio sobre la reducción de daños en la reunión bienal de la Conferencia de las Partes de la Organización Mundial de la Salud sobre el Convenio Marco para el Control del Tabaco.

“ El Convenio (artículo 1d) establece que la reducción de daños es uno de los tres elementos del control del tabaco junto con la reducción de la oferta y la demanda, algo que la Secretaría del CMCT de la OMS y los gobiernos del mundo han ignorado ”.

Si bien partes del gobierno están muy abiertas a las ideas de Stimson, queda por ver si actuará en el mejor interés de los vapeadores y fumadores actuales.