abril 17, 2021

El Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

Los vaporizadores, más efectivos que los parches o chicles para dejar de fumar

Los vaporizadores, más efectivos que los parches o chicles para dejar de fumar

Existen casi tanta formas de dejar de fumar como fumadores existen, pero que cuenten con eficacia testada pueden contarse con los dedos de una sola mano. Los chicles y parches de nicotina, a pesar de su antigüedad y popularidad no son realmente eficaces para abandonar el tabaco, no al menos tanto como lo son los vaporizadores personales.

Los cigarrillos electrónicos, que han estado en el punto de mira de varios frentes por alguna que otra campaña difamatoria que se está llevando a los tribunales, se están posicionando como uno de los mejores métodos para dejar de fumar. Su fórmula, sus «humos» no nocivos y hasta la facilidad para ajustar sus niveles de nicotina, son lo que está haciendo que sean el mejor aliado para dejar el tabaco.

Los cigarros electrónicos ganan terreno para dejar de fumar

La organización Cochrane, especializada en recopilar estudios e investigaciones científicas, ha dejado claro que vapear es muchísimo menos nocivo que fumar. La principal razón por la que acudir a una tienda de vapeo fiable y comprar un vaporizador de cualquier tipo es obvia para aquel que busca una alternativa más saludable al tabaco: es un 95% menos dañino.

Aunque no está exento de riesgos, ya que sigue siendo una actividad que implica sustancias no presentes en el organismo habitualmente, genera un perjuicio ínfimo en comparación con el tabaco de cigarro tradicional. Asimismo, y ahora que fumar en la vía pública está en el punto de mira debido a la pandemia, también ha quedado demostrado que vapear implica un riesgo prácticamente nulo para los transeúntes. La figura del fumador pasivo se diluye casi por completo.

El problema está, entonces, en que la mayoría de la población considera que un cigarro electrónico es igual de pernicioso que uno normal. Un error de lo más extendido que ha llevado a entidades como la Public Health England (PHE) a pronunciarse para elaborar el correspondiente desmentido. Sin ir más lejos, la Organización Mundial de la Salud, a través de su Oficina Regional para Europa, confirmaba recientemente que cambiar del formato tradicional a este electrónico trae consigo una reducción en la exposición a “tóxicos y carcinógenos presentes en los cigarrillos ”.

¿Es vapear la solución definitiva? En muchos casos, sí. Ayuda a los consumidores a abandonar el hábito a medida que se van “despegando” de la nicotina. Aunque, ciertamente, abandonar el hábito del tabaco es algo que tiene muchos métodos diferentes, y cada persona encuentra el más adecuado para ella. Aun así, esta opción es una de las que más adeptos tiene, ya que es una transición suave y que no requiere tanto sacrificio por parte del consumidor.

Sea como fuere, el cigarro electrónico está demostrando ser el camino. Gracias a esta propuesta, muchas personas están logrando abandonar el tabaco para abrazar algo más saludable y menos peligroso para quienes les rodean.