julio 25, 2021

El Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

Más del 70% de fumadores del mundo sin acceso a las THR.


Actualmente más del 70% de los 1300 millones de fumadores que hay en el mundo carecen de acceso a los instrumentos que necesitan para conseguir dejar de fumar. Esta brecha en el acceso a los servicios de deshabituación se ha ampliado aún más en el último año, ya que el personal de salud se ha movilizado para hacer frente a la pandemia.


Especialistas reconocidos han analizado las acciones para reducir la demanda de tabaco que implementa la Organización Mundial de la Salud (OMS) y solicitan reflexionar sobre el papel que está desempeñando y el daño que está causando con su oposición dogmática a los avances y políticas de reducción de daños, como lo son el snus, el vapeo, el tabaco calentado…

Cuestión fundamenta – El papel de la OMS y los gobiernos

Lo que nos preocupa es que la respuesta de la OMS es inadecuada, se basa en una ciencia defectuosa y en un análisis deficiente, y se ve comprometida por intereses especiales.

Los doctores David B. Abrams, Raymond S. Niaura, el Sr. Clive D. Bates y David T. Sweanor JD, han desarrollado un escrito como defensores de las medidas para reducir los decesos y enfermedades causadas por el consumo de tabaco. “Subrayamos que no tenemos ningún conflicto de intereses con respecto a las industrias del tabaco, la nicotina o los productos farmacéuticos”.


Si la OMS quiere marcar la diferencia, debe centrarse en la prevención de fumar. Los productos de tabaco calentado y de nicotina, libres de combustión y por tanto de humo, desplazan a los cigarrillos tradicionales, y son parte de la solución, no parte del problema. Los datos, según el Ministerio de Sanidad, estiman en más de 1.7 millones las muertes directas anuales anuales por tabaquismo, mientras son varios los millones de personas que cada año se convierten en enfermos crónicos de gravedad por el mismo motivo. Esto se traduce en coste económico mundial para los diferentes sistemas de salud y estados de unos US$1,4 billones de forma directa.

Para que la reducción del daño por el tabaco funcione, lo único que tiene que hacer la OMS es dejar de oponerse a ella y obstaculizar el cambio en los fumadores. Sería un inmenso avances en materia de salud publica a nivel mundial que la OMS empezara a promover inteligentemente el concepto de reducción del daño por el tabaco.

Hemos analizado el escenario actual y nos lleva a expresar nuestra preocupación por el enfoque de la OMS respecto a la política sobre el tabaco y la nicotina. Aquí les compartimos los nueve enfoques que consideramos:

  • La OMS tiene un análisis erróneo del problema: El principal objetivo es salvar a los actuales fumadores. Esto provocaría un efecto «bola de nieve» para que las futuras generaciones fueran «menos fumadoras».
  • La OMS tergiversa los datos e infravalora las ventajas de cambiar de fumar a vapear.
  • La OMS ignora las pruebas convincentes de que el vapeo está desplazando a fumar.
  • La OMS no logra comprender la importancia de los sabores y la efectividad del vapeo para los fumadores.
  • La OMS respalda medidas para dejar de fumar que no han sido probadas y son inadecuadas.
  • La OMS ha basado su campaña en intereses de relaciones institucionales y meramente económicos.
  • La OMS debe revelar y ser responsable de los resultados provisionales.
  • La OMS no ha logrado entender la transición tecnológica significativa que ha supuesto el vapeo para el consumo de nicotina y por ello, está intentando bloquearla.
  • La OMS debería aplicar el principio «lesa humanidad» y cesar su acciones contra la reducción de daños. Podrían estar incurriendo en un grave delito internacional por estas políticas.