abril 22, 2021

El Vapeador.es

El primer diario de vapeo en Castellano

Michael Blomberg contra el vapeo ¿Por qué?

En primer lugar contextualicemos. ¿Quién es Michael Bloomberg? Probablemente lo conozcas como uno de los candidatos a las pasadas elecciones de EE.UU. o por haber sido el alcalde de Nueva York hasta el año 2013. Algunos datos menos conocido de él son el hecho de que posee la 9º mayor fortuna de EE.UU. o que ha sido nombrado por las Naciones Unidas (O.N.U) Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Ambición Climática y Soluciones. Su vocación política unida a los resultados de esta y el compromiso con el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático hacen que su figura sea de la de un filántropo ideal. Pero, te planteamos una pregunta ¿Cómo alguien con este perfil, ataca ferozmente al vapeo? Tengamos en cuenta que el vapeo se ha postulado, con evidencias científicas, como la mejor alternativa para un futuro libre de fumadores, uno de los supuestos ideales a defender por un altruista nato.


¿Cabe la posibilidad que detrás del ataque de Michael Bloomberg al vapeo haya intereses económicos? Todo apunta a un sí rotundo.

En el artículo titulado “Opinión de Mike Bloomberg: Prohibir los cigarrillos electrónicos con sabor para proteger a nuestros niños” publicado el 10 de septiembre de 2019 en el New York Times, Michael Bloomberg exponía su habitual listado de «verdades» alarmistas contra el vapeo, sin el más mínimo fundamento. Este artículo fue «casualmente» publicado a la par que la mayoría de medios hablaban de una «pandemia juvenil de vapeo» (que aún estamos esperándola, todo sea dicho) a la par que se encoentraba en su punto álgido la famosa «Crisis del EVALI».

Mike anunciaba, pocas semanas después, su donación de 160 millones de dólares a la ya sobrefinanciada campaña nacional capitaneada por sus organizaciones Bloomberg Philanthropies y Campaign for Tobacco-Free Kids para “empoderar a los padres y los niños y para impulsar a nuestros líderes a actuar”, inaugurando una nueva fase de la guerra contra el vapeo.

Pero, mientras Bloomberg jugaba sus piezas y anunciaba su cruzada multimillonaria antivapeo, una discreta y avanzada división de su armada ha llamado la atención con un aparente movimiento que a muchos les pareció típico de guerrilla: Michael Bloomberg apareció junto a varias estrellas de las grandes tecnológicas en el rol de inversores de un nuevo tipo de producto: un dispositivo que sería el primer vaporizador realmente dedicado a la verdadera cesación tabáquica. La empresa en cuestión es Village Global. Cuenta con 13 inversores que han aportado 1,7 millones de dólares al desarrollo del “primer vaporizador para ayudar a las personas a dejar su adicción a la nicotina”. 

Según la descripción de la empresa, Village Global no es una simple aceleradora de emprendimientos y opera como una red. “Cuando recaudas dinero de Village, no solo obtienes dinero. Obtienes capital conectado. Te unes a una red de los fundadores más exitosos del mundo”. “La red” está formada por los fundadores o CEO de gigantes como Microsoft, Facebook, LinkedIn, Amazon, Zoom, Yahoo!, Dell, Disney entre otros, incluyendo a Mike Bloomberg. 

La empresa que atrajo millones de Village Global se describe a sí misma como una compañía que está “resolviendo la adicción a la nicotina a través de la tecnología, con un dispositivo conectado que ajusta automáticamente la ingesta de nicotina”. Con el apoyo de “la red”, los novatos empresarios Josh John Israel y Devin Michael Serago, y el ingeniero mecánico Jeffrey William Domenighini, salían del anonimato y del bajo clero del mundo de los negocios y surgían presentando al mundo el “primer dispositivo mejorado para dejar de fumar”.

El aparato con patente en los EE. UU. se llama Hale, “sano” en árabe. De acuerdo con la empresa va a seguir una ruta medicinal en la FDA de Estados Unidos. Pero, ¿cómo funciona el aparato? El dispositivo está dividido en dos partes, donde hay dos compartimentos internos, uno que lleva líquido con nicotina y otro que lleva líquido sin nicotina, y dos aparatos de calentamiento separados por una abertura que separa la primera mitad de la segunda mitad. La parte inferior lleva un sistema informático que gestiona la cantidad de corriente suministrada a los aparatos de calentamiento y el wifi. 

¿Es Hale una imitación para atacar a la industria del vapeo? 

En reciente entrevista a Brent Stafford, en Regulator Watch, Josh Israel, quien llama indistintamente a los vapeadores consumidores pacientes, ha dejado entrever sus paradigmas y su visión acerca del tema. Para él, hasta entonces nadie había aprovechado las nuevas tecnologías para crear un producto que realmente ayudar a las personas a dejar de fumar, ya que los productos actuales “siguen entregando tanta nicotina como los cigarrillos tradicionales” y serían “una alternativa a la adicción”. “No queremos que las personas sean adictas a la nicotina y eso es lo que esperamos que nuestro producto termine entregando”.

Al preguntarle sobre qué tan familiarizado estaba con las investigaciones que desde hace muchos años presenta Salud Pública de Inglaterra o con la revisión Cochrane y demás investigaciones de alto perfil que confirman que los cigarrillos electrónicos ayudan a las personas a dejar de fumar, Josh Israel dijo que se utiliza de forma errónea o equivocada la expresión de que el vapeo ayuda a las personas a dejar de fumar. 

“Los cigarrillos electrónicos tradicionales no son para dejar de fumar; son productos de transición para las personas que fuman cigarrillos combustibles. Los que cambian a un cigarrillo electrónico no han dejado de fumar”.

“Lo que está ayudando es potencialmente hacer la transición de los cigarrillos combustibles a los cigarrillos electrónicos, pero no dejas de fumar, sigues fumando un dispositivo, sigues inhalando una sustancia farmacológica (…) que aún no sabes lo que va a hacer por ti (…), así que cuando dicen ‘dejar de fumar’, creo que esa frase debería cambiarse a ‘transitar’ del humo del cigarrillo combustible (…), pero [si vapeas] no creo que estés dejando de fumar”. 

Para Josh, mientras haya ingesta de nicotina no se ha dejado de fumar. “Siempre y cuando sigas fumando un dispositivo y haya nicotina dentro de ese dispositivo, no creo que vayas a dejar de fumar, porque si le quitas eso a alguien, creo que lo más probable es correr y conseguir un cigarrillo y ha habido evidencia de eso con el uso dual y cosas así. (…) No creo que pasar de los cigarrillos a vapear sea dejar de fumar”.

Aunque Josh admite que “cualquier cosa que pueda hacer que alguien deje de fumar cigarrillos combustibles es bueno” y que el vapeo pueda ser una alternativa más segura y saludable al tabaquismo, las ideas que se infieren de su discurso son análogas, aunque suavizadas, a las de los antagonistas del vapeo. Y muy pronto, el CEO de Hava destaca que su producto es una alternativa y que el emprendimiento no tiene la intención de “interrumpir el mercado de los cigarrillos electrónicos y eliminar los cigarrillos electrónicos”. 

Según Josh, aunque no se consideren como un fondo como cualquier otro y sí como una “red”, los inversionistas de Village Global probablemente ni saben de su existencia: “ni siquiera pueden saber qué inversiones están haciendo… simplemente han invertido en el fondo y esperan que el fondo les devuelva el capital… no es como si el fondo fuera a Mark Zuckerberg o Bill Gates y Michael Bloomberg y les diga ‘oye, ¿vamos a invertir en Hava Health?´”.

Para él, Mike Bloomberg no está invirtiendo en el Hale para matar a la industria del vapeo y para que su inversión se convierta en el único vaporizador disponible en el mercado. Sería una inversión indirecta, rutinaria, como muchas que el multimillonario debe hacer a menudo. A pesar de ello, cuando salió a la luz la relación entre ellos, inmediatamente la fotografía de Michal Bloomberg desapareció de la página inicial del sitio web de Village Global. 

“Este no es un gran plan de Michael Bloomberg para destruir la industria tradicional y apoderarse de ella a través de su producto, en absoluto, ni siquiera tengo ese plan, así que él no tiene ese plan, no me lo transmitió, nadie me ha dicho sobre este plan.

Josh Israel, director ejecutivo y cofundador de Hava, la empresa detrás de Hale. en el Regulator Watch. Vea la entrevista completa aquí.